Comida para minimizar el impacto emocional.

Aaron Sánchez Ruiz

Aaron Sánchez Ruiz

Adiestrador de perros

perro en brazos

Cuando nuestro cachorro sale a la calle, aún no tiene experiencia ante los estímulos, para él todas las situaciones son nuevas y con alguna de ellas puede sentirse asustado. Este tipo de experiencias pueden provocar que el perro le coja miedo a salir ya que esta experiencia la entenderá como negativa.

Ante este tipo de situaciones, tu adiestrador de perros en Zaragoza te da un truco que es fácil y eficaz. Se trata de compensar con comida cuando nuestro cachorro se asuste.

Por ejemplo, en las primeras veces que el cachorro sale a la calle, puede encontrarse en situaciones en las que se le acerque un niño corriendo, puede aparecer un perro invasivo, una bicicleta rápida puede pasar a su lado o que simplemente se asuste ante un fuerte ruido, como el del claxon de un coche o una moto… En esos casos, el cachorro puede asustarse y ponerse alerta.

Cuando un perro no se centra en oler la calle o disfrutar de su paseo, para centrarse en el ruido que acaba de escuchar, es una señal evidente de que el perro no entiende que está sucediendo, tiene miedo o está preocupado.

Es en ese momento cuando tenemos que darle la comida. La comida nunca refuerza el miedo y sin embargo, le estaremos ayudando en su conducta.

Coger al perro en brazos implica sobreprotección

Es importante que nuestro perro se sienta seguro junto a nosotros, pero no por eso debemos sobreprotegerlo.

Es comprensible que nuestro cachorro no pueda gestionar algunas situaciones solo, pero no por eso debemos cogerlo en brazos ante cualquier situación.

Normalmente tendemos a humanizar al perro, pero tenemos que entender que es un animal rastreador que necesita oler y estar en contacto con otros medios, haciendo que desarrolle sus habilidades y sin privarle de esas sensaciones.

Entonces, ¿como debemos actuar?

Tenemos que darle protección siendo su “escudo”. Agacharnos y ponernos junto a él hará que lo separemos del entorno al incluirlo en su zona de seguridad.

Por ejemplo: Un perro extraño se acerca a olerle y vemos que nuestro perro no se deja oler y se siente agobiado. En ese caso, nos agachamos haciendo de escudo protector.

El perro extraño puede oler de forma segura y tu cachorro se sentirá protegido y sin agobios.

También puede ocurrir lo mismo ante un ruido fuerte y debemos actuar de la misma manera.

Un camión ruidoso o una ambulancia puede provocar que el cachorro se asuste y quiera huir, podemos tranquilizarle de igual forma para transmitir esa sensación de seguridad que necesita.

También es habitual que nuestro perro tenga miedo a la tormenta, por lo que debe sentirse querido y protegido. En estos casos tu adiestrador de perros en Zaragoza te recomienda que lo tengas al lado pero no lo cojas en brazos, ya que si no en vez de superarlo lo reforzaremos mucho más en su sentimiento de miedo.

Debemos conseguir que nuestro cachorro tenga autonomía, pero sin que esto signifique que dejemos de ser cariñosos con nuestro perro.

Aaron Sánchez Ruiz

Aaron Sánchez Ruiz

Adiestrador de perros

¿Te ha gustado el artículo?

Si necesitas una valoración más detallada pulsa el botón y rellena tus datos para poder ponerme en contacto contigo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Descargáte mis consejos GRATIS

¡Adiestra a tu perro con las mismas técnicas que utilizo yo!

Agenda tu visita de valoración, sin compromiso.

¡Conviértete en el adiestrador que tu perro necesita!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web cada día.